lunes, 2 de enero de 2012

TEPOZTECO EN TEPOZTLÁN

Pirámide de Tepozteco (centro izquierda, en la nube) en Tepoztlán
Estos primeros días de inicio de año han sido tranquilos. La verdad es que aquí en el país de los Mayas (que supuestamente anunciaron "el fin del mundo" para 2012) todo está muy tranquilo. Pero para hacer algo de honor a los Mayas y su cultura, pues teníamos una visita pendiente en La Otra Cantina que hicimos en su momentos a la pirámide de Tepozteco en el pueblo de Tepoztlán.

Sofía preparada con su sombrero para ir de excursión a Tepoztlán
Después de la "posada" en Jiutepec, al día siguiente nos "llevaron" a conocer Tepoztlán (estado de Morelos) y poder subir hasta donde se encuentra la pirámide de Tepozteco, construida por los indígenas aproximadamente entre el 1150 y el 1350. No es una pirámide grande, más bien es chiquita, pero lo peculiar de esta pirámide construida en honor a la deidad Ometochtli-Tepoxtécatl, dios del pulque, la fecundidad y la cosecha, es que se encuentra ubicada a más de 2000 metros sobre el nivel del mar y a 600 sobre el valle de Tepoztlán. Dicen y cuentan que en esta pirámide y en Tepoztlán se suceden de vez en cuando "avistamientos" de ovnis (como en "Idiana Jones 4"). Para llegar hasta la pirámide hay que subir (o escalar casi) durante prácticamente una hora y entonces poder ver la pirámide que se veía desde abajo del pueblo de Tepoztlán. La bajada se hace un poco más "ligera", pero hay que tener igual de precaución, pues si bien hay algunas zonas "habilitadas" con estructuras de escaleras rocosas, la mayoría del trayecto es a base de piedras que en forma de escalones o escalinatas, hacen que puedas llegar a la cima en donde está ubicada la pirámide. No es la más grande de México, pero aún así merece la pena subir y poder ver además de los restos arqueológicos, toda una bonita vista del valle de Tepoztlán.

Tepozteco (en la parte superior izquierda) entre cables eléctricos
Letrero que avisa leer letreros. A partir de este punto, una hora de ascenso
Primeras escalinatas de inicio de subida a la pirámide
Camino pedregoso para subir a Tepozteco
Yo creyéndome Indiana Jones. Tan sólo llevábamos 10 minutos de subida
Paraje del camino hacia la pirámide (bastante parecido a El Yunque)
Personas subiendo (abajo) entre dos cerros, para llegar a Tepozteco
Subimos Sofía y yo, además de poder contar con la compañía del hijo de la amiga de la hermana de Sofía que se ofreció a llevarnos en su coche. El niño tiene 13 años y la verdad es que había veces que no sabíamos ni por donde subía. No es especialmente difícil de subir, pero si es cansino, teniendo que parar (en el ascenso) a cada momento para poder coger un poco de aire (los "viejos" como yo). Es recomendable llevarse un litro de agua para poder refrescarse, aunque una vez llegado a la cima hay un pequeño establecimiento en dónde hay agua y refrescos. ¿Cómo lo suben hasta allí arriba? No lo sé.

Sofía y yo en lo más alto de Tepoztlán
Zona turística de la pirámide de Tepozteco
Detalle de un piedra tallada en la pirámide de Tepozteco
Valle de Tepoztlán desde la cima de la pirámide
Pirámide de Tepozteco
Una vez bajados de la pirámide hasta el pueblo, dimos una pequeña vuelta entre las tiendas del Tepoztlán, un pueblo bastante turístico y en el cual se pueden ver bastantes "gringos". Llegamos al mercado, en donde nos sentamos a comer. Yo además de la cerveza y un taco de cecina (como me gusta la "condená" cecina), probé un "Itacate" de chicharrón. Muy bueno. Ya después entrada la noche de regreso a Cuernavaca, para tomar el autobús de regreso a casa, a México D.F.

Atardecer en Tepoztlán
Vieja iglesia en Tepoztlán
Tepoztlán de noche
"Itacate" de chicharrón con cerveza

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada